domingo, 25 de diciembre de 2011

Mirando las obras de Van Gogh con sus propios ojos


A pesar de existir una bibliografía desmesurada sobre Van Gogh, los estudios sobre la teoría de los colores en su obra son mínimos. ¿A qué se debe esta circunstancia? Posiblemente a que Van Goth era un genio que se escapa a los límites de la razón.

Por lo menos a la razón lógica vista con nuestros ojos, pues es muy posible que Van Gogh tuviera una deficiencia de visión que le hiciera ver el mundo de otra forma.

De hecho, la cuestión de la visión de los colores en su obra ha llamado la atención no tanto a los historiadores de arte sino a neuropsiquiatras o a oftalmólogos, en busca de discromatopsias, la dificultad en la percepción de los colores (popularmente conocido como daltonismo) y incluso se ha llegado a sugerir que sufría una xantopsia, una alteración en la percepción de los colores en la cual todos los objetos visibles tienen aparentemente un tono amarillento.

Así, salvo unas contadas excepciones, nunca se habla de Van Gogh como teórico del color, pues también era un loco de la percepción por motivos adquiridos, tal vez provocado por la intoxicación por plomo de la pintura o al tratamiento de la epilepsia del lóbulo temporal de su cerebro, lo que puede provocar alteraciones visuales.

Por lo tanto, sólo la gente con deficiente percepción de los colores como él es la que puede comprender mejor sus cuadros, tal y como él mismo los imaginó.



El profesor de oftalmología y biotecnólogo japonés Kazunori Asada ha desarrollado un software de simulador de visión cromática, con versiones para iPhone, iPad, iPod y Android, que simula las distintas visiones tricromáticas, los tres tipos conocidos de ceguera para los colores, para disfrutar de los diferentes tipos de visión de estas personas.

Estos tres tipos son los protanopos, aquellos individuos que padecen de ceguera para el rojo pero distinguen todos los colores excepto éste y sus derivados, aunque además confunden el rojo con el verde; cuando es el verde el que se ve afectado, se los denomina deuteranopos. Y la tercera posibilidad es que se padezca de ceguera para el violeta. Este caso ocurre muy raramente, y a quienes lo padecen se los denomina tritanopos.

En este caso, el profesor Kazunori Asada cree que Vicent Van Goth era del primer tipo. Por eso ha utilizado un algoritmo de filtrado que es capaz de asignar un color medio (uno entre el color de vería un protanopo total y el color que vería una persona normal) para aplicarlo a los cuadros de Van Gogh.

Así piensa este investigador que podría haber visto el propio Van Gogh sus obras tal y como las pintó, en comparación a cómo las vemos los que no tenemos deficiencias de visión cromática.


Arriba: Original / Abajo: Simulación Protanomal (60%)

“La Cosecha”. En el original, lo que debería ser un campo de trigo es de color naranja y encima tenemos líneas verdes que se mezclan con la luz solar. En la simulación protanomal, la sombra del trigo lo dota de presencia y le ha dado profundidad a la escena. Con el sol bajando, se reproduce mejor el crepúsculo otoñal”.


Arribaa: Original / Abajo: Simulación Protanomal (60%)

“En “La noche estrellada” la fuerza en general se incrementa gracias al contraste de la oscuridad y las estrellas. Las nubes se iluminan con la luna”.


Arriba: Original / Abajo: Simulación Protanomal (60%)

“Cada una de las piedras en el pavimento se hacen más sólidas. La terraza de la cafetería emerge con profundidad en la noche sin luna. Bajo las estrellas en el cielo infinito, la gente se relaja y disfruta de su comida. Y la cálida luz los ilumina”.


Arriba: Original / Abajo: Simulación Protanomal (60%)

“La escena del jardín de flores comienza a adquirir una realidad fotográfica. Se ha ganado en profundidad, lo que da la impresión de un mirador”.


Arriba: Original / Abajo: Simulación Protanomal (60%)

“La pintura de una dama con sombrilla cruzando el puente. En el original, el puente se refleja en el río, pero es algo surrealista. Sin embargo, las formas se hacen más naturales en la simulación protanomal. La superficie del agua brilla con pequeñas olas”.


Arriba: Original / Abajo: simulación Protanomal (60%)

“Un autorretrato. Con la expresión de un hombre a quien uno no puede acercarse fácilmente. Aunque el sufrimiento se lleva por dentro, su figura es distante y orgullosa. Enigmática. Lo está sintiendo.”

Bello Trabajo ¿No? Por supuesto, la premisa del trabajo de profesor Kazunori Asada se basa en una suposición que puede ser errónea (¿y si Van Gogh era deuteranopo o, incluso, tritanopo?). Pero, independientemente de si esta hipótesis es correcta o incorrecta, el hecho es que el trabajo de Van Gogh es tan maravilloso que resulta sumamente agradable imaginar y ver sus obras pensando que las compartimos con sus propios ojos.

El simulador de visión cromática te lo puedes bajar gratis aquí.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...